Los finales felices existen. La prueba es nuestra Tarta de galleta Lotus. El que avisa no es traidor.